Lunes, 04 de agosto de 2008

Aprendí a vivir, con una amante en la medianoche,

iluminada con la luz del vino.

Aprendí a vivir mirando a los que mueren,

bailando entre sus sombras.

Aprendí a vivir devorado por el abismo,

deseando la ausencia, conociendo el olvido.

Aprendí a vivir, el día en el que el deseo de morir,

curó la herida de mi silencio...


Tags: Poema

Publicado por al_sur_del_cielo @ 16:38  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios